23 nov. 2015

El cuerpo necesita grasas saludables para mantener la buena salud. 
Hoy te contaremos algunas de las que puedes utilizar, de forma que el aceite de oliva no es la única opción.



1. Aceite de aguacate o palta:

Este aceite es ideal cuando no queremos que el sabor se note más que otro en el plato,  ya que tiene un sabor suave.
Además, se puede utilizar para freír, saltear, azar y hornear.
Como el aceite de oliva es rico en grasas monoinsaturadas, qué ayuda a bajar los niveles de colesterol malo y aumenta el colesterol HDL.

2. Salmón:

El salmón es un pescado azul o graso que aporta unos 11 gramos de grasa por cada 100 gramos de carne, la grasa es rica en Omega 3 que contribuye a disminuir los niveles de colesterol y triglicéridos plasmáticos.

3. Aceite de nuez:

El aceite de nuez queda delicioso en las ensaladas o colocando sobre platos ya preparados.
Necesita ser refrigerado y se puede utilizar para cocinar.
Nos aporta ácidos grasos Omega 3, qué nos ayuda a reducir las posibilidades de sufrir una enfermedad coronaria.

4. Aceite de semillas: 

Las semillas son una excelente fuente de grasas buenas. Las avellanas, almendras, anacardos y cacahuates todas derivan más de la mitad de sus calorías de la grasas monoinsaturadas. Las semillas de chía son ricas en Omega 3.
La semilla de girasol y de calabaza así como las Nueces de Brasil todo ofrecen un equilibrio de grasas poliinsaturadas y monoinsaturadas. Los aceites derivados de todos los frutos secos y semillas son Igualmente ricos en grasas buenas.


5. Aceite de semillas de uvas: 

El aceite de semillas de uva tiene un sabor suave y neutro,  puede ser utilizado en casi cualquier plato.
También Aceptas ser calentado a altas temperaturas sin perder propiedades. Se almacena por 3 meses a temperatura ambiente.
Es rico en antioxidantes y vitamina E, muy necesario en nuestra dieta diaria y de la que en general tenemos escasa cantidad.





Compartir en:

Entradas Populares