14 ene. 2015


Es divertido y súper efectivo: saltar la cuerda es un excelente ejercicio cardiovascular pero también puede tonificar y esculpir varias partes del cuerpo como las piernas, torso, brazos y hombros. Uno de los mejores beneficios es que es ideal para aquellas personas que tienen una rutina ajetreada y horarios súper difíciles como para salir a correr o ir al gimnasio. Saltar la cuerda es un ejercicio práctico que puedes hacer en cualquier horario y sin salir de tu casa.

Consejos para comenzar a saltar la cuerda:
Puede parecerte que saltar la cuerda es un ejercicio fácil que no necesita mucha precaución, pero la realidad es que debes ser consciente y hacerlo de la manera correcta para evitar el impacto en tus articulaciones. 
Lo mejor es estirar y calentar antes de empezar la rutina e ir aumentando el ritmo del ejercicio a medida que entras en calor.
Si estás fuera de forma es común que te sientas sin aliento enseguida, pero no te sientas mal ya que a medida que sigas haciendo podrás ir acumulando más resistencia.
  Cardio workout







Lo importante para saltar la cuerda es la técnica, debemos estar conscientes de nuestra postura y no perder la forma. Algunas claves para conseguirlo son: mantener la cabeza recta con la mirada al frente, mantener los codos cerca del cuerpo, girar solo las muñecas y no los brazos, tener las rodillas un poco flexionadas con el torso recto, usar las puntas de los pies para saltar y no dejar que los talones toquen el piso, pero, sobre todo contraer el abdomen para proteger la espalda y rodillas.



Compartir en:

Entradas Populares